NRF2 y Alzheimer y Pakinson

Aunque la enfermedad de Alzheimer (EA) y la enfermedad de Parkinson (EP) tienen características patológicas distintas, existe considerable evidencia para apoyar que el estrés oxidativo funciona como un mecanismo patógeno común en ambos trastornos.

Se tiene evidencia de que la peroxidación de los lípidos, la nitración de proteínas y la oxidación del ácido nucleico dentro de las células es abundante en regiones del cerebro afectadas tanto en pacientes con Alzheimer  como pacientes con Parkinson. El daño oxidativo se produce al principio en la enfermedad, lo que sugiere que el estrés oxidativo juega un papel en la progresión de la enfermedad.

Se observó también que el aumento de la actividad antioxidante confiere protección en modelos de ratón y cultivos y ha sido reportado que es posible reducir el riesgo Alzheimer si se previene la oxidación. Sin embargo, la forma exacta en la que los mecanismos de la enfermedad afectan a las defensas antioxidantes endógenas no se han comprendido por completo.

La reducción del estrés oxidativo celular se produce a través de un mecanismo endógeno regulado a nivel transcripcional. Los genes cuyos productos participan en la reducción del estrés oxidativo, la inflamación y la acumulación de metabolitos tóxicos contienen un elemento común promotor llamado el elemento de respuesta antioxidante (ARE) o elemento de respuesta electrófilo. Se tienen  promotores de genes que incluyen glutatión-S-transferasa (GST), coenzima Q10 (Q10), NAD (P) H: quinona oxidorreductasa (QR) y superóxido dismutasa 1.

El factor relacionado E2-factor nuclear 2 (Nrf2) es responsable de la activación de la transcripción en respuesta al estrés oxidativo (12). La Actividad transcripcional Nrf2 se sabe que está regulada por varios mecanismos, incluyendo la interacción de proteínas, estabilidad de la proteína, shuttling citoplásmica nuclear, y la fosforilación (de 13-28).

NRF2 hace posible la generación por parte de los genes de productos génicos y estos productos van a proteger a la célula o neurona del daño oxidativo. Nrf2 también contiene una secuencia de exportación nuclear cerca de su señal de localización nuclear, presumiblemente para eliminar Nrf2 desde el núcleo cuando la respuesta antioxidante ya no es necesaria (16-18).

En cultivos corticales primarios murinos, las neuronas que carecen de Nrf2 son más susceptibles al estrés oxidativo a través de H2O2 y glutamato nonexcitotoxic y son rescatados por la sobreexpresión de Nrf2 (30).

La sobreexpresión de Nrf2 puede rescatar neuronas de la inhibición mitocondrial compleja II y el insulto isquémico en modelos animales de la enfermedad de Huntington y del accidente cerebrovascular, respectivamente (35, 36). Por lo tanto, las neuronas y astrocitos dependen de la activación de Nrf2 ARE-que contienen genes para la protección de la muerte oxidativa.

Comparte con tus amigos.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

About admin