Productos para el cerebro y la memoria - Protandim Activador NRF2

Productos para el cerebro y la memoria – Protandim Activador NRF2

Productos para el cerebro y la memoria

La memoria es una de las funciones principales del cerebro, puede mejorar e incluso aumentar mediante el uso de nutrientes. El naturópata josep Masdeu explica en detalle cómo los productos que, contribuyen a mejorar la memoria y otras funciones cerebrales.
Todos nacemos con un número de neuronas que va a disminuir con los años, aproximadamente el 10% del volumen de las neuronas.
La memoria es de las funciones más importantes de nuestro cerebro por lo tanto es uno de los puntos que más se revisan y se deben cuidar.
La etapa más importante en la formación del cerebro ocurre durante el último trimestre del embarazo y continúa hasta los dos años. La memoria aumenta significativamente en los años de la adolescencia, hasta los 25 años aproximadamente. Las personas que continúan estudiando o preparando su memoria después de esta edad conservan la memoria, pero no la trabajan, empiezan a perder facultades.

Lea también: los Alimentos ricos en serotonina ayudan en contra de la depresión

¿Qué vitaminas, minerales y nutrientes necesita el cerebro?

Para tener un mayor rendimiento del cerebro es necesario llevar una dieta adecuada, lo que nos ayudará a tener mejor memoria y más fácil de concentración.
El cerebro, como los músculos o los órganos del cuerpo, reacciona a la comida que tomamos y esta es una razón muy importante por la cual debemos de tomar especial cuidado en la selección de los alimentos que ingerimos.

En casi todos los alimentos encontramos los nutrientes que son importantes en la formación del tejido cerebral, pero algunos de los trabajos mentales es necesaria una mayor cantidad de ciertos nutrientes para su reposición.
El cerebro tiene preferencias y, según algunos estudios, parece que le agrada consumir ácidos grasos esenciales como el omega-3 antioxidantes y también la fibra.
El cerebro necesita, en particular silicio, fósforo y magnesio. El segundo puede ser de origen animal o vegetal. En el de origen animal es necesario para la energía del cerebro y de los nervios, mientras que el fósforo de origen vegetal que promueve principalmente en la formación de órganos y huesos. El magnesio se encuentra principalmente en las avellanas.
La glucosa es el principal combustible para el cerebro. En la obtenemos de azúcar y los carbohidratos, pero no debemos excedernos en el consumo, ya que el exceso, así como provocar el aumento de peso, sufre de la memoria y contribuye a la gestación. Es mejor buscar edulcorantes como la stevia, agave, fructosa, etc. Las proteínas de origen animal, principalmente en el hígado y el pescado, ayudan a la regulación de la capacidad intelectual y el estado de ánimo.

Algunos estudios indican que una dieta rica en hidratos de carbono (patatas, arroz, harina, leche, cereales) ayuda a calmar la ansiedad.
Es una buena dieta debe incluir la contribución adecuada de los recursos minerales de acuerdo con los beneficios que proporcionan al organismo. El calcio, por ejemplo, participa en la transmisión de impulsos nerviosos; El hierro tiene una importante función y es la de transportar el oxígeno a las células; y el zinc relacionado con la actividad de los neurotransmisores.
El hierro se encuentra en la carne, vísceras, legumbres y frutos secos. Por su parte, crustáceos, carne de cordero y las legumbres son alimentos ricos en zinc.
El ajo y la lecitina de soja también son muy saludables y deseables. Las algas marinas nos ayudará a evitar el hipotiroidismo y la acumulación de metales pesados, que también pueden ser responsables de la actividad y bienestar intelectual. Las Hojas de diente de león, así como la zanahoria, vegetales como el perejil, las espinacas, y hasta la mantequilla, contienen la vital vitamina A.

Todas las vitaminas del grupo B ayudan en el proceso de producción de los neurotransmisores, en especial B1 (carne de cerdo y levadura de cerveza), b6 (melón, pollo y plátano), las Almendras, el arroz, boniato cocido, brócoli cocido, maní. Alto contenido de ácido fólico o vitamina B9, b12 (hígado, huevos y queso). Esto último es muy importante para combatir el estrés y fortalecer la flexibilidad de la inteligencia. El germen de trigo, soja secos, las nueces y los cacahuetes también tienen vitamina B. La vitamina C, que se encuentra en las frutas cítricas, tomates, coliflor y pimientos, reduce la probabilidad de contraer cáncer en el cerebro, especialmente en la infancia. Los fumadores deben aumentar el consumo de vitamina C, así como fumador medio reduce el nivel de pobreza en un 20% y un gran fumador, de 40%.
Los frutos secos, los cereales integrales, levadura de cerveza, legumbres secas, contienen cobre.

Además, si a todo esto aunamos la toma de Protandim una pastilla diaria ayuda a contrarrestar el estrés oxidativo y a proteger a las neuronas del daño que la oxidación les ocasiona.

NRF2: Conferencia Universidad Autónoma de Madrid

Es necesario, encontrar nuevas estrategias de protección cerebral para tratar el Parkinson

Los tratamientos existentes contra las enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de parkinson, sólo ayudan a mitigar el problema de los sistemas motores y de la percepción, pero no inhiben procesos degenerativos, es por esto que nos resulta muy necesario hallar nuevas estrategias para la protección del cerebro.

En la Facultad de Química de la UNAM el profesor Antonio Cuadrado Pastor, vicedirector del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Solis y el depto. de Bio-química de la Universidad Autónoma de Madrid, España Facultad de medicina,

En una conferencia se hizo el siguiente cuestionamiento:

NRF2 parkinson

NRF2 parkinson

¿Podemos detener la neurodegeneración? Y se expusieron Nuevas estrategias basadas en la protección antioxidante y antiinflamatoria,  y los principales logros relacionados con las enfermedades crónicas neurodegenerativos, como la enfermedad de parkinson, que tienen mayor influencia a nivel mundial entre la población, y se convierte en uno de los problemas biomédicos del siglo XXI.

El profesor Antonio Cuadrado, que es parte del Centro de Investigación de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), resaltó los avances científicos logrados por su equipo en cuanto al  factor de transcripción Nrf2, como una nueva arma terapéutica en la enfermedad de parkinson, el, segundo trastorno neurodegenerativo un aumento de la morbilidad en el mundo que afecta a personas mayores de 50 años.

Ante estudiantes y académicos, reunidos en el aula el pasado 6 de septiembre, Antonio Cuadrado explicó que cuando nacemos tenemos alrededor de cuatrocientos mil neuronas dopaminérgicas las cuales participan en el control de los movimientos, pero con el paso de los años, muchas de estas neuronas van muriendo y no se sustituyen.

Detalló que por cada diez años de vida se pierde alrededor del 10% de este tipo de neuronas, pero las personas pueden vivir con mecanismos de compensación que no requieren ningún tipo de tratamiento ya que no es una enfermedad, sino un envejecimiento normal.

(Entre 50 y 60 años –añadió–, la pérdida se ha notado que es aproximadamente de la mitad de las neuronas, pero hay gente que aceleran la pérdida de estos por diferentes motivos, como puede ser el envejecimiento prematuro, o por cualquier tipo de envenenamiento ocasionado por el medio ambiente o por causas congénitas o genéticas.

Cuando el cerebro tiene menos de 60 mil de neuronas, nuestros mecanismos de compensación ya no funcionan y se manifiesta la enfermedad de parkinson. Es decir cuando un paciente acude a recibir tratamiento sintomático para esta enfermedad, descrita hace un poco más de 200 años por James Parkinson como una parálisis agitante, caracterizada por tres problemas motores: temblor, también movimiento lentos y músculos rígidos”.

A las personas con Parkinson se les trata con terapias de reemplazo de la dopamina, especialmente a través de la levodopa, con el fin de evitar la neurodegeneración, el daño aumenta con el tiempo. “Lentamente de la levodopa no sólo va perdiendo su eficacia en el control del movimiento, pero también provoca un incremento en la involuntariedad de los movimientos. Todo esto se podría evitar si hubiese una terapia eficaz de cerebro-protección que evite la degeneración progresiva de la enfermedad”, indicó el experto.

En la enfermedad del parkinson, el envejecimiento es uno de los factores principales que la originan, además de otros de tipo genético y ambiental como la exposición a ciertos pesticidas”, sostuvo Cuadrado Pastor y añadió que aunque no se sabe el origen de este estado, se considera que el estrés oxidativo e inflamatorio son los elementos clave en su etiopatogénesis.

En este sentido, dijo que los estudios realizados por su grupo de investigación, muestran que la proteína Nrf2, que regula la expresión de más de 100 genes que participan en la detoxificación y protección antioxidante, puede tener un papel vital en la prevención de la enfermedad de Parkinson.

Además, mostró y comentó evidencias genéticas que sugieren que las personas con una mayor expresión de esta proteína (NRF2) muestran mucho menor riesgo de desarrollo de esta enfermedad. Por lo tanto, la intervención farmacológica para la activación de Nrf2 puede proteger directamente a las neuronas contra el estrés oxidativo y además reducir la inflamación crónica de bajo grado que caracteriza a la enfermedad del Parkinson y que probablemente participa en su progresión.

Antonio Cuadrado destacó que el hallazgo de que al ajustar el factor de transcripción Nrf2, con investigaciones hechas en roedores y le llamó a esta proteína el guardián de la homeostasis redox de las células. Con la ayuda de modelos de roedores con organismos genéticamente modificados el equipo de investigación de Cuadrado Pastor señaló que es posible la recuperación de la actividad de Nrf2 en los animales viejos y protegerlos de daños de la inflamación crónica de bajo grado, y los cambios en la agregación de proteínas que caracteriza a la enfermedad en los seres humanos.

Detalló que están por realizar investigaciones en donde se apliquen los procesos en donde se han utilizado modelos con animales a estudios clínicos con pacientes humanos con la enfermedad de Parkinson.

Protandim y el Cancer

La inducción de la superóxido dismutasa y catalasa humana in vivo:

Un enfoque totalmente nuevo para la terapia antioxidante.

Nelson SK1, Bose SK, Grunwald GK, Myhill P, McCord JM.

Información del autor

  • Instituto 1Webb-Waring para el cáncer, el envejecimiento e investigación de los antioxidantes de la Universidad de Colorado en Denver Health Sciences Center, Denver, CO 80262, EE.UU..

Abstracto

Una composición consistente en extractos de cinco plantas medicinales ampliamente estudiados (Protandim) se administró a sujetos humanos sanos de edades comprendidas entre 20 a 78 años.

Los ingredientes individuales se seleccionaron sobre la base de los resultados publicados de la inducción de la superóxido dismutasa (SOD) y / o catalasa en roedores in vivo, en combinación con la evidencia de la disminución de la peroxidación lipídica. Cada ingrediente está presente en una dosis suficientemente baja. La sangre se analiza antes de la suplementación y después de 30 y 120 días de la administración de suplementos (675 mg / día). Los eritrocitos se analizaron para ver las cantidades de SOD y catalasa, y el plasma se analizaron con respecto a los productos de peroxidación de lípidos como ácido tiobarbitúrico sustancias de reacción (TBARS), así como el ácido úrico, proteína C-reactiva, y el colesterol (total, LDL, y HDL). Antes de la suplementación, Las TBARS mostraron un fuerte aumento dependiente a la edad de los sujetos. Después de 30 días de suplementación, las TBARS disminuyeron en un promedio del 40% (p = 0,0001) y el aumento dependiente de la edad fue eliminado. Por 120 días, El SOD eritrocitaria aumenta en un 30% (p <0,01) y la catalasa en un 54% (p <0,002). Se concluye que la modesta inducción de la SOD y catalasa antioxidantes catalíticos puede ser un enfoque mucho más eficaz que la suplementación con antioxidantes (tales como las vitaminas C y E) que puede en el mejor de los casos eliminar estequiométricamente una fracción muy pequeña de la producción total de oxidantes o radicales libres.